Los antipsicóticos a medio/largo plazo dificultan/impiden la recuperación

//Los antipsicóticos a medio/largo plazo dificultan/impiden la recuperación

Thomas Insel director del NIMH (National Institute of Mental Health), la agencia de investigación en salud mental más importante de todo el mundo, reconoce en un artículo publicado en su blog de la página web de esta institución y titulado “Antipsychotics: Taking the Long View” las limitaciones de los antipsicóticos para que las personas afectadas de una psicosis grave, tratadas con estos medicamentos, puedan recuperarse de su enfermedad alcanzando una recuperación que les permita regresar a un completo estado de bienestar e integración social y laboral en la sociedad.

Thomas Insel indica que los antipsicóticos pueden ser actualmente necesarios para reducir los llamados “síntomas positivos” pero no suficientes para la recuperación del paciente y su retorno a un funcionamiento normal en la vida cotidiana.

La educación familiar, el empleo con apoyo y la terapia cognitivo conductual han demostrado su eficacia en disminuir/eliminar recaídas y en su capacidad para la integración social y laboral. El NIMH está apoyando la investigación en programas que hacen hincapié en una combinación de eliminación de síntomas, intervención de la familia y recuperación funcional. Un estudio publicado recientemente en la revista JAMA Psychiatry el pasado mes de septiembre y titulado “Recovery in Remitted First-Episode Psychosis at 7 Years of Follow-up of an Early Dose Reduction/Discontinuation or Maintenance Treatment Strategy Long-term Follow-up of a 2-Year Randomized Clinical Trial”.

Este trabajo de investigación realizado por Lex Wunderink, MD, y su equipo demuestran que los antipsicóticos tanto los primera como los de segunda generación a pesar de sus aparentes beneficios a corto plazo empeoran las perspectivas de recuperación de las personas tratadas si se mantienen a medio / largo plazo. En el estudio de Lex Wunderink los participantes en el mismo fueron asignados al azar a un programa tratamiento antipsicótico y a otro de retirada paulatina y suspensión de la medicación.

Los resultados obtenidos mostraron que a los 7 años, el grupo de pacientes sin medicación había alcanzado una tasa de recuperación 2,30 veces superior al grupo de pacientes medicados (40,4% de recuperación frente al 17,6%). En una reciente entrevista a Nancy Andreasen por el diario norteamericano New York Times“Using imaging to look at changes in the brain” al final de la entrevista y a la pregunta; ¿Cuales son las implicaciones del resultado de sus investigaciones? La Dra. Andreasen respondía a la periodista del New York Times: 1) Estas drogas, los antipsicóticos, tienen que ser usadas a las dosis más bajas posibles lo que muy a menudo no ocurre debido a presiones económicas añade la Dra. Nancy Andreasen. 2) Es necesario encontrar otras drogas que trabajen en otros sistemas y partes del cerebro. 3) Con independencia de la medicación que usemos tiene que ser combinada con más tratamientos no farmacológicos como terapia cognitivo conductual y tratamientos sociales.

Todos los estudios realizados hasta ahora indican que una buena recuperación de las personas que padecen una psicosis grave pasa por tratamientos que incluyan la terapia cognitivo conductual, la formación de las familias y otros tratamientos sociales como el empleo con apoyo, etc,. En España los tratamientos que reciben las personas afectadas de una psicosis grave son práctica y exclusivamente farmacológicos con lo que se impide para un alto porcentaje de ellos la recuperación e integración en una vida social plena sometiéndoles además a los conocidos efectos secundarios a corto plazo.

Información adicional
2018-09-03T05:55:28+00:00 29 diciembre, 2013|Noticias|0 Comentarios

Escribe un Comentario